En el mundo existen tres religiones monoteístas con millones y millones de devotos alrededor del mundo y a las cuales se las considera como las religiones más importantes de la historia, nos estamos refiriendo, desde luego, al Judaísmo, Cristianismo e Islamismo.

Dejando de lado al Islamismo, en esta oportunidad nos concentraremos en el Cristianismo y el Judaísmo, dos religiones indiscutiblemente ligadas en la historia de la humanidad, pues, en base al libro que guía a ambas, la Biblia, se podría decir que una nace a raíz de la otra y todo gracias a un personaje que revolucionó y cambió por completo la visión que tenemos de la vida y el mundo que habitamos.

Jesucristo, el personaje en que fundió al Judaísmo

Jesús, quién llegó a profesar el  Judaísmo, no se desligó jamás de la misma ni contradijo sus enseñanzas a través de sus escritura, pues todo lo que él enseñaba y las parábolas que hacía se inspiraban en la Biblia, considerada como el libro de la vida o el libro de las escrituras sagradas, la misma que explica el origen de todo el universo, las promesas de Dios con su creación y profecías sobre el fin de la existencia humana.

Pues bien, Jesús, aun guiándose por estas escrituras, no fue visto ni aceptado como el Mesías, el hijo de Dios del que tanto se habla en el antiguo testamento de la Biblia, puesto a que los líderes religiosos del Judaísmo de entonces lo veían como un profano y un falso profeta, motivo por el cual lo detestaron y terminaron provocando su muerte con una crucifixión.

Es en ese preciso momento, la muerte de Jesús, cuando surge el Cristianismo. Millones de personas en el mundo ven su muerte como el mayor acto insuperable de fe hacia Dios y una máxima promesa para la humanidad. Dicho de otro modo, de las enseñanzas promovidas por el Judaísmo, surge un personaje que inspira el surgimiento y desarrollo de un nuevo movimiento religioso en el mundo que, con el pasar de los años, se propagó increíblemente por todo el mundo.

Otro claro ejemplo de que el Cristianismo surge a partir del Judaísmo es la misma Biblia, pues los cristianos del mundo, sin importar si sean católicos, mormones, evangelistas, testigos de Jehová, adventistas y demás, apropiaron el Antiguo Testamento de la Biblia y a la cual añadieron uno nuevo, el Nuevo Testamento, que explica y narra toda la vida y enseñanzas de Jesucristo, desde la promesa de su nacimiento, pasando por la evangelización protagonizada por sus discípulos en el mundo y, lo que se cree, el fin de los días del mundo.

El Judaísmo, por su parte, aún espera la llegada del Mesías, o hijo del Señor, y confía plenamente en que Dios los traerá una completa felicidad cuando esta promesa se cumpla, pues pondrá fin a su sufrimiento y las injusticias que han vivido a lo largo de la historia.

25 Nov 2019